Conozcamos un poco más de él.

El dolor de garganta es dolor, carraspera o irritación de la garganta que a menudo empeora al tragar. La causa más frecuente (faringitis) es una infección viral, como un resfriado o la gripe. El dolor de garganta provocado por un virus se resuelve por sí solo.

Síntomas

Estos varían según la causa. Algunos son:

  •   Dolor o sensación de picazón en la garganta
  •   Dolor que empeora al tragar o hablar
  •   Dificultad al tragar
  •   Dolor e inflamación de los ganglios en la zona del cuello o la mandíbula
  •   Amígdalas rojas e inflamadas
  •   Manchas blancas o pus en las amígdalas
  •   Voz ronca o apagada

Las infecciones que causan dolor de garganta pueden dar lugar a otros signos y síntomas, entre otros: fiebre, tos, resfriado, estornudos, dolores en el cuerpo, dolor de cabeza, náuseas o vómitos.

Y aunque es algo “común”, ¿cuándo se debe acudir al médico?

Si tienes hijos estar muy atento a los siguientes síntomas: Falta de aliento, dificultad al tragar, babeo inusual, lo cual podría indicar una incapacidad para tragar. Si visualizas estos síntomas en tus ellos, acude de inmediato a consulta médica.

Si eres adulto, consulta al médico si tienes dolor de garganta y cualquiera de los siguientes problemas asociados: dolor de garganta grave o que dura más de una semana, dificultad al tragar, falta de aliento, dificultad para abrir la boca, dolor articular, dolor de oído, erupción cutánea, fiebre superior a 38,3º, sangre en la saliva o flema, dolor de garganta recurrente con frecuencia, un bulto en el cuello, ronquera que dura más de dos semanas, hinchazón en el cuello o la cara.

¿Las causas?

No, no es por “andar a pata pela en las mañanas” como decían las abuelas…

Los virus que provocan el resfriado común y la gripe también causan la mayoría de los dolores de garganta. Con menos frecuencia, las infecciones bacterianas causan dolor de garganta. El más común es el Streptococcus pyogenes (estreptococo del grupo A) que causa amigdalitis estreptocócica.

Y las enfermedades virales causan dolor de garganta también. Por ejemplo: resfrío común, influenza, mononucleosis, sarampión, varicela, enfermedad por COVID-19, crup: una enfermedad común de la niñez caracterizada por una tos áspera y seca

No todo es COVID-19, existen más causas y te las explicamos aquí:

  •   Alergias. Las alergias a la caspa de las mascotas, al moho, al polvo y al polen pueden causar dolor de garganta. El problema quizás se complique con el goteo post nasal, que puede irritar e inflamar la garganta.
  •   Sequedad. El aire seco en interiores puede hacer que tu garganta se sienta áspera e irritada. Respirar por la boca, con frecuencia a causa de una congestión nasal crónica, también puede provocar sequedad y dolor de garganta.
  •   Irritantes. La contaminación del aire en el exterior y en el interior, como humo de tabaco o productos químicos, pueden causar un dolor de garganta crónico. Masticar tabaco, beber alcohol y comer alimentos picantes también puede irritar tu garganta.
  •   Tensión muscular. Puedes tensar los músculos de la garganta si gritas, hablas en voz alta o hablas durante largos períodos sin descansar.
  •   Enfermedad por reflujo gastroesofágico. Es un trastorno del sistema digestivo en el cual los ácidos estomacales se acumulan en el tubo digestivo (esófago). Otros signos o síntomas pueden incluir acidez estomacal, ronquera, regurgitación del contenido del estómago y la sensación de tener un bulto en la garganta.
  •   Infección por VIH. El dolor de garganta y otros síntomas similares a los de la influenza a veces aparecen cuando alguien recién se ha infectado con el VIH. También, alguien que es VIH positivo puede tener dolor de garganta crónico o recurrente debido a una infección fúngica llamada candidiasis oral o debido a una infección viral llamada citomegalovirus, que puede ser grave en las personas con sistemas inmunitarios comprometidos.
  •   Tumores. Los tumores cancerosos de la garganta, lengua o laringe pueden causar dolor de garganta. Otros signos o síntomas pueden incluir ronquera, dificultad para tragar, respiración ruidosa, un bulto en el cuello y sangre en la saliva o la flema.

Factores de riesgo

Todos podemos tener dolor de garganta, PERO, siempre tenemos un pero… hay algunos factores que aumentan la vulnerabilidad, que incluyen los siguientes: la edad, exposición al humo del tabaco, alergias, exposición a sustancias químicas irritantes, infecciones crónicas o frecuentes de los senos paranasales, lugares cerrados, inmunidad debilitada.